Lunes 17 de marzo reinicia el Taller de Narrativa de la cAsa.
La coordinadora es la Profa. Dina Díaz
Lugar: Casa de los Escritores - San José 1312
Horario: Lunes de 18 y 30 a 20 y 30 hs

Para inscribirse enviar mail con asunto: "inscripción al taller de
narrativa" a

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o directamente los días lunes

FUNDAMENTOS DEL TALLER  DE NARRATIVA                        Dina Díaz

El hallazgo del mundo que percibe, y/o imagina, y la necesidad angustiosa  de darle forma artísticamente válida,  parece ser el oficio del creador.
En una tercera instancia, surge la voluntad de compartir los logros.
Las tres etapas son muy difíciles, conmoción y entrega total a esas señales que el escritor ha encontrado, trabajo duro para  expresarlas,  y por supuesto, los caminos de la comunicación.  
Escribir es una tarea difícil, sin concesiones.
La primera etapa lleva a hundirse en las zonas más recónditas de la persona. Surge de sus pulsiones, sus deseos, sus sueños, de su concepción - filosófica, religiosa, metafísica, política- del mundo y de los otros. Esa etapa es absolutamente intransferible, inviolable.  No hay maestro que pueda entrometerse. El creador tiene un derecho libérrimo. Su libertad absoluta puede llegar a sobrecogerlo. "Quien quiera escribir con exactitud debe trasladarse a las fronteras del lenguaje" dice Roland Barthes.
Pero el creador tiene apoyos. Son fundamentales los grandes de la literatura, los maestros ejemplares, su manera de resolver la escritura, y por supuesto los instrumentos elementales para elaborar la obra, el manejo de gramática, la sintaxis, el conocimiento del lenguaje.
En esa etapa se dan los logros pero también aparecen los peligros mayores. Los noveles escritores pueden confundir la gran literatura con seudo literatura y los archiconocidos best-sellers. "Los best-sellers se limitan a producir artículos de consumo para una realidad que solo promueve artículos de consumo. No hay allí ninguna distancia ni compromiso ante la realidad, sino una prolongación mecánica de la misma. EL best-seller es tan alienante como lo real que se limita a reproducir: no descubre su objeto, sino que lo recubre uniéndose pasivamente con él. Difícilmente encontraremos allí algún decir verdadero." dice Martín Hopenhayn
Y se puede también caer en lo que alguien llamó alguna vez, "esteno lenguaje", expresiones, adjetivaciones, conceptos que están en el intercambio habitual del habla y que tienen tal desgaste que no reflejan la riqueza  de matiz que se busca.  Hopenhaym  lo fomula: "El escritor llama a las cosas contra su nombre."
En  la tercera etapa, la relación con el otro, el lector, puede llegar a ser muy dificultosa. La libertad del creador se ve limitada porque hay una necesidad de comunicar. Partiendo de la mayor subjetividad de la mirada , debe llegarse a compartir códigos para que el mensaje sea inteligible.
Instrumentos para el logro de la obra y su comunicación son una función esencial del taller.
Empieza siendo un conjunto de personas unidas por el interés por la literatura, termina siendo un grupo de amigos que comparte la pasión por la escritura.
Los talleristas descubren que el planteo de un  problema  de expresión en el texto de uno de los integrantes, en realidad es una cuestión a resolver entre todos porque la dificultad es más universal, es un problema de la escritura.  
Las propuestas de los talleristas o del coordinador, no se imponen, cooperan con los hallazgos que ya ha realizado  ese creador a través del ahondamiento en sí mismo. En un taller los integrantes son al mismo tiempo colaboradores y receptores de los textos de los compañeros.
El coordinador aporta instrumental, oficia de comadrona en ese dificilísimo parto.  
Acompaña y esto es esencial, en el viaje por y en el gozo de las obras mayores

 

casino10top.com
f t g