Día del Futuro. 28.11.2013

Creadora y curadora de Zona Poema al que desarrolla junto a Elbia Fernandes Barros.
Presidente de la Casa de los Escritores del Uruguay


Poesía y futuro
Zona poema
Una experiencia urbano-poética
                            

La reunión de hoy es para pensar poesía y futuro. A los efectos de un encuadramiento mínimo me gustaría decir que el futuro en el que pienso es el futuro cercano y no el lejano, aquel que podemos sostener desde el aquí y ahora. También digo que la poesía es siempre una hipótesis. El autor se valida con cada obra, con cada lectura.

Hablando del aquí y ahora señalo algunas cuestiones importantes en relación a la poesía.
a)    Según la encuesta de consumo cultural del MEC (Uruguay 2009) la lectura como hábito de la población ha ido bajando entre el 2002 y el 2009, a eso se suma que la poesía se lee menos que biografías, ensayos y cuentos y novelas y también que la escritura es la posibilidad creativa menos elegida por la población encuestada: apenas el 1,2 % escribe, porcentaje que es el penúltimo en la escala, el más bajo es 0,6%, que corresponde a hacer cine.
b)    La poesía no tiene otro público que sus escritores.  Eso podría ser completamente normal si no fuese porque en nuestra época la industria cultural es necesaria para la promoción y creación de productos culturales, el libro poético no es fácil y cuando se edita no se difunde. ¿Cuáles podrían ser los otros circuitos existentes para la poesía?
c)    Uno de esos circuitos podría ser el de internet y efectivamente lo es. Como es sabido, internet liberó producción, circulación y consumo de obras. Las que allí se publican promueven, en primer lugar, un cambio en los derechos de autor o más bien en el copyright y, en segundo  lugar, están sometidas al mismo tratamiento de todo lo que aparece en internet. La función que prima desde el punto de vista comunicacional es la que tienta el propio vínculo comunicativo y no interesaría tanto la poesía en sí misma. A esto se suma que si todos están en internet, estar allí no es un mérito,  porque no habría discriminación. Nada podría ser signo de una u otra cosa porque no se puede laudar, no hay autoridad ni última mirada que lo hagan.
d)    Otro circuito podría ser el de la lectura en voz alta, esa es una veta a trabajar para lograr la comodidad en la presentación, la soltura,  la excelencia. Es pensable y de hecho se realiza,  una lectura sin papel que solo se hace pública por la voz y no queda fija, escrita, no sería, por lo tanto, literatura, pero podría grabarse en otros formatos: audio, audio-visual. Esto podría entroncar con el cuerpo y las ideas: performance, danza, etc.
e)    Otra forma podría ser la plástica o el Diseño Gráfico. Y aquí entra Zona poema, tema que tocaré a partir de ahora. Notemos que estamos ya en la mezcla, es poesía más otra cosa o sea que asistimos a la creación de un subgénero.

Zona Poema
Zonapoema (http://www.zonapoema-zonapoema.blogspot.com/) es un evento cultural, social y anual, que se materializa en distintos hechos artísticos. En primer lugar, es un festival anual de poesía consistente en una jornada de lectura poética en 21 lugares escogidos de algún punto concreto de Montevideo. Un mes después de la lectura un jurado selecciona 21 poemas (Uno por cada punto de lectura.) entre todos los presentados por las personas anotadas vía web para leer. Esos 21 poemas son usados como leitmotiv de gigantografías urbanas, cuyo destino es la exposición en la vía pública con epicentro en los lugares elegidos para el Festival. A su vez, memoria cambiante y más fugaz, destinada a perecer, cada uno de los poemas seleccionados queda impreso por 365 días con letras de vinilo en alguna pared del lugar donde haya sido leído. Los 21 poemas son elegidos por jurados connotados que son propuestos por organizaciones vinculadas al tema y de nombre (Casa de los Escritores, Academia Nacional de Letras, Fundación Nancy Bacelo.)

Hasta aquí las actividades y definición de lo que Zona poema es. Antes de seguir aclaro que el evento llegó al quinto año de realización con apoyos, en dos ediciones,  de los Fondos Concursables del MEC y de la Intendencia de Montevideo y del año de la Capitalidad. Tanto los lugares en los que se leyó como el grupo de las personas que leía no fueron homogéneos. Montevideo e interior, lugares públicos y privados y gente de todas las edades, sexo y condición: algunos ya poetas decididos, otros incipientes, algunos ya conocidos, otros no tanto y cada uno con su ejercicio poético, es decir, hubo distintas ideas de poesía. De modo que el Festival se dio en lo heterogéneo.  Zona poema es poesía espectacular o sea busca  público y no lectores. Abandonar, por un momento, el camino de los soportes tradicionales –no hay libros- debería traer renovación: el público aparecería por nuevas vías, por nuevos soportes. Eso, inevitablemente, debería traer una poesía distinta. Una poesía que, tal vez, no conocemos todavía. Por lo tanto, Zona poema promovería el cambio.

Poner a la poesía en el espacio público significa, siguiendo a Hanna Arendt  moverse en la esfera de la acción; los poetas tienen algo para hacer, algo para decir. Y ese algo es, por lo menos, decir o hacer la poesía misma. Significa también volver a la poesía parte de la opinión pública. Se espera que la percepción del hecho artístico genere su propia validación y su sentido alejado de los criterios de autoridad. No es el hecho canónico de la poesía de "Fulano de Tal", sino el más prosaico del espectáculo. Que la gente opine. Que si rima o no rima, que si dice o no dice, que si gusta o no gusta. Que la gente vea la poesía que los poetas escriben hoy. Y digo vea, porque, si todo sale bien, finalmente la poesía llegará a la vida pública en un afiche, en una gigantografía diseñada para mostrarla.  Se sostendrá un hecho estético –la poesía y su diseño (mezcla)- en una suerte de hipertexto . Ventanas urbanas  por las cuales mirar poesía. Cada lector seguirá su propio orden y generará un recorrido de lectura diferente. Una pequeña antología de 21 poemas concentrada en una zona de Montevideo. Montevideo, lugar donde las bolsas de basura florecen, también es el lugar donde esto es posible por puro deseo de las personas que la habitan. Y hasta donde yo sé está conexión íntima privada y pública (se accede a Decaux por convenio con la IM) es única en el mundo.

Zona poema busca, entonces, el espacio público y eso supone, como se decía,  una apertura, un salir del mundo sólo para literatos o sólo para iniciados. Fue y es una convocatoria abierta de tal modo que no sentencia a nadie con la condición de poeta  (Es democrático.). Toda persona que escribe poesía puede presentarse y leer, es más, algunos de los que se presentaron daban el primer paso a la asunción de una identidad deseada (la del poeta), otros lo hacían como la realización de un anhelo de muchos años, sin pretender "ser poetas". Los más fueron profesionales,  pero, en principio, Zona poema  no parte de una idea cerrada sobre la identidad de los poetas. Decía Borges  dos cosas: una, que la poesía es frecuente y otra, que la belleza no es patrimonio de poeta alguno, que aún el peor de los poetas puede escribir el mejor de los versos. Zona poema sostiene la misma idea. Y plantea también, como veníamos viendo, una recepción diferente: cada poema de los 21 seleccionados en una pared y cada uno de ellos también en una gigantografía en un soporte publicitario. Por lo tanto, es democrático y luego dirime porque hay un jurado que aplica un canon para seleccionar 21 poemas solamente y luego en la Facultad de Arquitectura de la UDELAR, en la Licenciatura de Comunicación Visual se diseñan y profesores y estudiantes resuelven cuáles son los mejores y esos se producen (Los profesores son Matilde Rosello y Luca Giono). Hay instancias de selección por calidad.

En este contexto, cómo lograr ser visto es la pregunta, cómo trascender en una ciudad en la cual la publicidad, los graffitis, los afiches conforman un entramado visual que está siempre presente. La única respuesta es la sorpresa y lo sorprendente está en la diferencia. En Tristes Trópicos, Levi-Strauss  decía que nuestra civilización es (se aprestaba a ser) la de la monocultura y que tiene problemas para tolerar lo diferente (o directamente no puede). Sin postular que Zona poema sea "la diferencia", sí está pensado desde la diferencia: no es un libro, no es sólo un poema,  no es publicidad, no es sólo visual. Cada poema se ofrece sin un marco de género . La asociación más inmediata es con la memoria: en la pared recuerda, marca el evento, señala el lugar en el cual un grupo de gente se reunió a leer y escuchar poesía. Funciona en un sentido de cohesión social. En el afiche se convierte en hecho estético, en una dimensión más de la ciudad de Montevideo, cada poema se convierte en una experiencia urbano-poética.

En una cultura tan mercantilizada como la nuestra, el arte debe buscar las maneras de hacerse ver, oír, sentir y el hecho estético debe generar su propio sentido. Se vende, por la red, una canción en vez de un disco completo, se lee en la ciudad un poema en vez de un libro cualquiera. Es posible que éste sea el momento de la historia en el cual es más evidente que la masa todo lo devora . Las nuevas condiciones de producción y recepción del arte a través de la web hasta hacen posible que se devore a sí misma. Hoy, quizás y podría ser algo en crecimiento,  la mayoría produce. Antes 9 de cada 10 personas usaban jabón lux, hoy  9 de cada 10 sacan fotos (que miran, comentan y después borran) con el celular, tienen un blog o un facebook  donde opinar y hacen música en my space.

 Tal vez, parte de  lo que distingue hoy el arte anterior al arte digital sea la capacidad de vincularse en "lo real" (como oposición a lo virtual), en la vida cotidiana. En ese sentido Zona poema es un ejercicio de la imaginación, si los poemas no son percibidos, si no despiertan el comentario, habrán pasado sin pena ni gloria y, aparentemente, la poesía no tenía para decir. Digo aparentemente porque no quiero olvidar que en Zona poema la poesía es algo que se plantea hacia delante, es una hipótesis: soporte nuevo, contexto diferente, género a determinar: si todo eso cambia, se podría asumir que el hecho estético es otro.

De esta manera la propuesta de Zona poema pasa por la búsqueda del vínculo directo, en la vía pública, por la democratización y rigurosa selección, por nuevos soportes y situaciones de lectura y por la mezcla de lenguajes: si  la estética es distinta, la comprensión es distinta. La poesía en el futuro, al menos esta promovida por Zona poema, sería un subgénero, algo nuevo para el tiempo nuevo.

casino10top.com
f t g